• Administrador

Primero Dios ya abrimos el miércoles.

Actualizado: jul 6



Un día al final de la cuarentena, cuando caminaba con mi esposa por las calles de Coyoacán alrededor de las 8:00 de la mañana, pasamos frente al restaurante mexicano Potzollcalli. Ahí vimos a una persona haciendo labores de limpieza en una lona que tienen colocada en la fachada del restaurante. Era el lunes anterior a la apertura parcial de restaurantes en la Ciudad de México.


Por pura curiosidad le pregunté si ya iban a abrir el restaurante. La respuesta fue poco más que asombrosa: “Primero Dios abrimos ya el miércoles.” Las palabras fueron lo de menos. El tono de su voz y la ilusión en su mirada dijeron mucho más.


¿Cómo es que una persona que evidentemente es alguien de mantenimiento o limpieza tiene una actitud tan positiva hacia la reapertura del restaurante donde trabaja? Se va a exponer a riesgos importantes al empezar a tener contacto con los clientes y con otros colaboradores.


Creo que estaba viendo algo más allá de la reapertura del miércoles. Me pareció que no sólo se trataba de reiniciar sus labores de trabajo y volver a generar un ingreso o aumentar el que ha venido teniendo. En sus ojos se veía que no estaba limpiando una lona, sino abriendo los brazos para recibir a las personas que hacen de Potzollcali algo que motiva a sus empleados y que ha generado la preferencia de sus clientes.


En la página web de Potzollcalli aparecen elementos como la misión “Somos una cadena de restaurantes apasionados por la comida tradicional mexicana y el amor al pozole, orgullosos de nuestra marca, generando experiencias deliciosas a todos nuestros clientes”. Su visión dice “En 2023 seremos un grupo restaurantero consolidado con presencia a nivel nacional que trasciende a las nuevas generaciones”. Declaran algo definido como “Nuestro Lema: Servicios de excelencia a todos y siempre para que regresen y nos recomienden”. Y adicionalmente declaran algo definido como “Nuestra responsabilidad es llevar a tu mesa platillos deliciosos que te hagan recordar momentos únicos con tus seres queridos”.


No encuentro claramente declarado un propósito poderoso e inspirador en su página de internet por lo que me atrevo a pensar que quizá es uno más de los casos donde quien fundó la empresa ha logrado inspirar a toda la organización para hacerla crecer y lograr que sus colaboradores sientan que están construyendo una catedral con cada paso que dan.


Por último, es indispensable esta reflexión: Si esta empresa ha logrado que sus empleados se pusieran la camiseta y llegar a tener más de 30 restaurantes aparentemente sin un propósito claro, ¿Cuánto más habrían podido crecer con los mismos recursos pero un propósito claro e inspirador? ¿Cómo le darán vida cuando los fundadores que inspiran a los colaboradores no estén presentes? ¿Cuál será el legado que dejarán para guiar a quienes estén al frente en el futuro?


Te recomiendo leer también Hacia dónde está viendo tu gente cuando toma decisiones.


Para conocer más sobre el valor del propósito y su capacidad de mejorar los resultados en tu empresa, visita brandwellness.net

17 vistas

Fortalecemos empresas
nutriendo marcas

COM CONSTRUCTORES DE MARCAS

  • Icono social LinkedIn
  • Facebook Social Icon

® Marca Registrada.