G-9JV68TXJ35
top of page
  • Administrador

Seducción, imposición o violación

Aunque hayas pensado cualquier cosa, el título hace referencia a la estrategia que puedes seguir para el crecimiento de tu negocio basado en la premisa de que para ello tienes que obtener los favores de cierto grupo del mercado definido como tus consumidores.

En cualquiera de las tres opciones se busca el mismo resultado final, pero la forma de obtenerlo va a determinar la fidelidad y las barreras de abandono de los consumidores hacia tu marca.

Como se usaba y aún se estila en algunas culturas, se dan matrimonios por imposición social o familiar, pero el resultado final generalmente sólo establece relaciones mediocres basadas en la apariencia, mientras que en la intimidad de la persona entregada a esa relación nunca habrá profunda satisfacción ni fidelidad. Lo mismo sucede cuando en los mercados no hay opciones de marcas que hagan realmente felices a sus consumidores. Esto significa que el amante será el ganador y seguro que no será tu marca o sólo lo será “mientras lo ve la suegra”.

El caso de la violación ni siquiera vale la pena mencionarlo, porque a menos de que tengas un mercado de sadomasoquistas será difícil que alguien se sienta feliz con ello. Si eres único en el mercado, pero realmente único y no existe nada que pueda sustituir a tu marca… tampoco sería conveniente generar una relación de este tipo con tus consumidores, ya que el ser único te da la oportunidad de construir una relación emocional y un nivel de satisfacción muy poderosos con tus consumidores sin que nadie te haga ruido, mientras que si quieres basarla en dominio y poder por falta de opciones, te van a abandonar tan pronto puedan encontrar una opción para ello. Pregúntale a Telmex cómo le fue cuando el mercado se abrió a otras empresas.


Y finalmente queda el camino de la seducción que se basa en entender lo que quiere el otro y buscar satisfacerlo de manera superior hoy y siempre. Es un camino sumamente demandante y retador porque implica estar permanentemente pendiente de las necesidades, deseos y hasta caprichos de tus consumidores, pero que construye lealtades más allá de la razón y que llegan a provocar reacciones de molestia de competidores que no pueden entender porque la gente se comporta de manera que consideran estúpida. ¿Será que nunca han estado enamorados?

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page