G-9JV68TXJ35
top of page
  • Administrador

Te amo, consumidora de mi vida


Imagínate llamando consumidora a la chava que te late y a quien quieres impresionar, conquistar y seducir hasta tener una relación intensa y profunda que sea materialmente inquebrantable. ¿Suena extraño? No, suena ridículo… Consumidora… ¡Puagh! Qué palabra tan pobre para describir a alguien que quieres.

Es que cuando piensas en las personas que quieres tener muy cerca de ti y hacerlas parte de tu vida, tu mente vuela para conocerlas, entenderlas y buscar agradarlas para conquistarlas, seducirlas y hacerlas tuyas.

Pues así es la relación que necesitas entre tu marca y las personas que deseas. Sí, que deseas que sean tuyas ahora y para siempre.

Tienes que hacer la tarea bien y completa para conocer a esas personas como si fueran una sola. Tienes que descubrir qué le gusta, que la mueve y que la conmueve. No solo sobre productos sino sobre su vida. Qué valora, qué siente, qué sueña, qué desea, qué extraña, qué la hace sentir importante y que le hace sentir amada. En resumen hay que conocerla para enamorarla.

Una marca tiene que ser el amante perfecto, el consentidor eterno, el seductor irresistible… Y no dejar de serlo nunca.

Y por supuesto tiene que ser el que siempre sabe qué decir y especialmente cómo decirlo para tocar las fibras más profundas y sensibles del alma. Por eso la publicidad nunca podrá dejar de ser el sublime arte de la seducción.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page