Juan Sin Miedo
  • Administrador

Juan Sin Miedo

Una de las obras de los Hermanos Grimm fue la creación de un cuento llamado Juan Sin Miedo que narra la historia de un joven que no podía tener miedo y no lograba aprender a tenerlo. Recorrió grandes distancias y enfrentó importantes retos y peligros para tratar de aprender a sentirlo.

En esta breve historia los hermanos Grimm crearon una marca completa seguramente sin tener la intención de hacerlo, siguiendo intuitivamente cuatro pasos:

1.- Le pusieron nombre y apellido.

Bautizaron al joven como Juan, pero habiendo millones de juanes, si lo hubieran dejado sin apellido habrían corrido el riesgo que fuera cualquier Juan y se perdiera entre todos los que compartían el nombre. Entonces le agregaron un apellido único que definía su cualidad más importante y lo salvaron de perderse en el mundo de juanes. Se llamó Juan Sin Miedo.

2.- Lo dotaron de una personalidad distintiva.

Describieron una personalidad muy interesante, este Juan era capaz de ir hacia delante a enfrentar y resolver cualquier situación gracias a su incapacidad de sentir miedo. Se alejó de su familia, de su casa y de su pueblo hasta llegar a lejanos lugares donde nadie le conocía pero en los que su cualidad de no sentir miedo atraía la atención hacia él y le daba a conocer. Solucionaba cualquier situación o problema que tuviera que ser resuelta con una absoluta ausencia de miedo, lo que sólo él podía hacer.

3.- Le dieron una identidad visual.

En algún momento definieron también una imagen que generalmente representa a un muchachito inocente ataviado con sombrero y que lleva un pequeño atado de cosas y un bordón o bastón del cual cuelga. Así lograron una imagen que se asocia fácilmente hoy en día con el nombre Juan Sin Miedo y todos los valores que este personaje representa.

4.- Lo llevaron a todos lados y difundieron su capacidad de brindar soluciones.

Juanes había muchos, Juan Sin Miedo sólo uno. Se le fue conociendo y reconociendo en lugares lejanos que nunca soñó visitar gracias a su fama y ocupó un lugar que nadie más podría tomar a menos que fuera de capaz de no sentir miedo en absoluto. Además agregaron algunas cualidades como bondad e inocencia, que siempre determinaban las cosas que hacía y lo que al final le llevó a casarse con la hija del rey.

Si tú estás en la situación de desarrollar tu marca, hazlo sin miedo, como Juan, siguiendo los cuatro pasos de los Hermanos Grimm y súmate al exclusivo pero creciente grupo de los que construyeron su marca y vivieron muy felices.

Fortalecemos empresas
nutriendo marcas

COM CONSTRUCTORES DE MARCAS

  • Icono social LinkedIn
  • Facebook Social Icon

® Marca Registrada.